Las lámparas de los vídeo proyectores se consideran como «consumibles» ya que se van desgastando con el paso de las horas de uso. Cuando están ya desgastadas, es necesario renovarlas para seguir utilizando nuestro proyector.
En los equipos fabricados hace unos 5/10 años, la esperanza de vida de las lámparas de proyectores y más concretamente de los bulbos de estas lámparas solía ser de entre 2.000 y 3.000 horas pero desde hace 2/3 años esta esperanza de vida ha pasado a 3.000 0 4.000 horas (un 50% más si se utiliza el modo de proyección «ECO»). Otro dato a tener también en cuenta es que las lámparas tradicionales de proyector van perdiendo luminosidad a partir de 1.000 o 1.500 horas. Pasados las 2.000 horas de uso, la luminosidad es la mitad de la luminosidad inicial.
Teniendo en cuenta estos datos, aparece importante el cuidar bien de nuestras lámparas de proyectores. Vamos a indicar a continuación una serie de consejos para proteger las lámparas y alargar su vida útil.
1/ Al encender el proyector, la lámpara tarda alrededor de un minuto en llegar a su máxima potencia. Durante este rato es muy recomendable no mover el proyector.
2/ Una vez encendido el proyector se debería procurar mantenerlo en marcha no menos de 5 minutos.
3/ Mientras el proyector se está apagando es muy recomendable ni moverlo ni desenchufarlo de la luz. Al estar muy caliente el filamento de la lámpara es muy frágil.
4/ Es muy importante dejar el ventilador enfriar el proyector y sobre todo la lámpara.
5/ Una vez totalmente apagado el proyector y el ventilador, recomendamos esperar unos minutos más a que se enfríe por completo para poder mover o guardarlo.
6/ Para una mejor circulación del aire dentro del proyector se recomienda limpiar el filtro del proyector cada 6 meses (más si estamos en un entorno con bastante polvo) y el propio propio proyector abriendo la tapa de la lámpara aunque sin extraerla. Estas operaciones se deben hacer con el proyector apagado y totalmente frío.
7/ No se debe utilizar el proyector sin su filtro. Si el filtro del proyector está muy desgastado, es mejor cambiarlo. Cuestan mucho menos que una lámpara nueva o una reparación.
8/ Comprobar también que las ranuras de ventilación del proyector no estén obstruidas por la suciedad. En las aulas de los centros educativos, el polvo de las tizas puede ser muy dañino para los proyectores.
9/ De manera general es mejor evitar hacer funcionar el proyector en entornos calientes, húmedos y sucios (sobre todo con polvo).
10/ El modo de proyección «ECO» reduce de manera aproximada un 20% la luminosidad de la proyección pero alarga un 50% la duración de la vida de la lámpara. Si no necesitamos la luminosidad máxima de la proyección, el modo ECO alargará la vida de la lámpara y nos permitirá también reducir nuestro consumo eléctrico.
11/ Los proyectores que llevan un sensor de luz que adapta de manera automática la intensidad de la luminosidad de nuestro proyector nos ayudan también a alargar la vida de las lámparas.
Sabiendo eso, a la hora de comprar un proyector resulta útil mirar la duración estimada de la lámpara de los proyectores, el coste aproximado de los recambios así como su consumo eléctrico. También es útil mirar proyectores con sistemas de proyección más modernos, sea con tecnología láser LED o láser.
Son cada vez más numerosos los fabricantes de proyectores y los usuarios que optan por estas tecnologías. Especialmente cuando se hace uno uso intensivo de las proyección (varias horas al día).
Para terminar, si necesitáis reponer alguna lámpara de proyector, por favor consultarnos. A parte de los proyectores, vendemos tanto lámparas originales como lámparas compatibles con bulbos originales con precios ajustados y plazos de entrega muy cortos (24/48h).
Si quieres añadir un consejo más, apuntarlo por favor en comentario y lo añadiremos…