MochilaEstoy convencido, desde hace tiempo, de la importancia que van a tener los lectores electrónicos (E-Book Readers), en general pero especialmente para la educación y la formación. Diría que, en este momento, la tecnología no solo ha madurado técnica, sino también comercialmente, con la bajada substancial del precio del Amazon Kindle. Parece lógico, en vista del crecimiento de cuota de mercado, que otros fabricantes sigan pronto, y que se generalice el uso del E-Reader.
Al mismo tiempo, no podemos subestimar los cambios que esto causará en el mundo editorial. Donde antes un autor dependía de una editorial para ver publicada su obra, o tenía que invertir él mismo en su autopublicación, ahora puede ya optar por impresión a demanda (print-on-demand), en webs como www.bod.com, o publicar su trabajo directamente como libro electrónico (por ejemplo en el propio Amazon: http://dtp.amazon.com/). No sólo se ahorra la inversión, sino que los derechos pagados por editoriales electrónicas son muy superiores a los tradicionales.
Las consecuencias serán enormes. La oferta de libros se hará más variada, también de calidad más heterogénea (comparable con la calidad de las páginas web). Quizás cause una bajada general de los precios y  las mochilas de los niños llegarán a pesar sólo medio kilo, incluyendo el bocata del almuerzo, tal y como se comentaba en Cinco Días.
Artículo de Jeroen Oskam